El Blog de Eduardo Tormo crecimiento empresarial en franquicia

Julia Otero reune ciudadanos parados con los mejores asesores

Foto de Julia Otero

Por Eduardo A. Tormo

El pasado martes quise ver en Antena 3 el programa Ciudadanos presentado por Julia Otero en su nuevo estreno televisivo. El enfoque anunciado era: Julia Otero reúne ciudadanos parados con los mejores asesores.

Tengo que decir que mi intención era ver el programa ante el interés que a priori me suscitaba con la curiosidad propia de todo aquello que tiene que ver con el emprendimiento y la franquicia. Realmente no fui capaz ni de mantener la atención, ni de verlo por completo, por lo que se me puede haber pasado por alto algún pasaje interesante.

Lo que se pudo apreciar es como los casos reales de personas paradas y con difíciles situaciones personales no eran escuchados ni tenidos en cuenta por los consabidos expertos, que daban una lección, eso sí, mirando a cámara y no a sus interlocutores, donde abundaba la teoría y la falta de sensibilidad.

Mientras uno de los participantes con cerca de 50 años, importantes cargas familiares y largo tiempo en paro exponía que “su trabajo era encontrar trabajo”, uno de los asesores indicaba en respuesta a su problemática lo importante que era emprender y exponía el ejemplo del fundador de Kentucky Fried Chicken como modelo de iniciativa, acompañado de un powerpoint, que afortunadamente nadie en el programa escucho. Ahí es nada.

Cuando una persona está en paro, no tiene donde sostenerse ni como sustentar a su familia, lo último que puede hacer es emprender.

La impresión de cualquier ciudadano y la mía personal es que no puede darse cabida a tanto parlanchín y a tanto retórico como vimos, con poca o ninguna base, ni sensibilidad. Porque el emprendimiento sin distingos no es la receta contra el paro. Hemos pasado en muy poco tiempo de ser el país donde un alto porcentaje de nuestros jóvenes apostaba por ser funcionario, a querer ser el país de los emprendedores. Y esto es lo que nos exponían una y otra vez los “teóricos  asesores” en su retórica continua, alejada de toda realidad.

Ni el emprendimiento es para todo el mundo, ni la franquicia tampoco. Es cierto que hay personas capaces de emprender una empresa o de integrarse como empresarios en una franquicia. Pero para emprender es necesario asumir riesgo empresarial y tener un determinado perfil y condiciones personales. También es cierto que no quedara más remedio para muchas personas que trabajar como autónomos y/o a tiempo parcial. Pero no es menos cierto que nuestra receta como país no puede estar basada sólo en el emprendimiento.

Cerca de seis millones de parados no pueden ser convertidos en empresarios. La gran mayoría de ellos perdería lo poco que les queda mientras emprendiendo intentaban ser empresarios y en poco tiempo volverían a ser parados y además estar endeudados. Igual ocurre con la franquicia cuando es presentada como un remedio contra el paro.

Es cierto que este país necesita más empresarios y más emprendedores. Pero lo que de verdad necesita es que se faciliten las condiciones de verdad para la creación de empresas y para el trabajo de sus emprendedores  y sus autónomos (además de la financiación que es un tema recurrente). El resultado de crear mayores facilidades traerá de la mano una mayor contratación por parte de todas las nuevas empresas. Y este es el reto de verdad. Crear facilidades y no dificultar el camino a aquellos que quieren emprender.

Todo lo demás son modas y falacias.

Me decepcionó el programa y sentí vergüenza ajena de sus asesores.

Comentarios

  • Juan Carlos

    No tuve la ocasión de verlo, pero si es como dices, que no me extraña nada, es lamentable que una idea a priori tan buena como podría ser ésta, acabe resultando en una burda muestra de vanidad humana. El ser humano cada día me sorprende más, y los problemas que tenemos gracias a él cada vez me sorprenden menos. Saludos,

Deja un comentario